MANTENIMIENTO CORRECTIVO

Son actividades dirigidas a restaurar, y restituir el funcionamiento tras una avería o fallo (luego son actuaciones de mantenimiento después de producido este). Puede ser arreglar o reemplazar un elemento averiado inmediatamente, o bien posteriormente en un paro programado.

Se trata de esas averías imprevistas y especiales que quedan fuera del control del mantenimiento preventivo.

Este tipo de mantenimiento debe minimizarse o eliminarse; debido a su elevado costo dado que a los gastos de reparación hay que añadirle los originados por las paradas inesperadas en la produccción.

Una buena parte de las empresas basan su mantenimiento exclusivamente en
la reparación de averías que surgen, e incluso algunas importantes empresas sostienen que esta forma de actuar es la más rentable. En otras muchas, las tareas correctivas suponen un alto porcentaje de su actividad y son muy pocas las empresas que han planteado como objetivo reducir a cero este tipo de tareas (objetivo cero averías) y muchas menos las que lo han conseguido.

Existen dos formas diferenciadas de mantenimiento correctivo: el programado y no programado.

La diferencia entre ambos radica en que mientras el no programado supone la reparación de la falla inmediatamente después de presentarse,
el mantenimiento correctivo programado o planificado supone la corrección de la
falla cuando se cuenta con el personal, las herramientas, la información y los materiales necesarios y además el momento de realizar la reparación se adapta a las necesidades de producción.

La decisión entre corregir un fallo de forma planificada o de forma inmediata suele marcarla la importancia del equipo en el sistema productivo: si la avería supone la parada inmediata de un equipo necesario, la reparación comienza sin una planificación previa. Si en cambio, puede mantenerse el equipo o la instalación operativa aún con ese fallo presente, puede posponerse la reparación hasta que llegue el momento más adecuado.

La distinción entre correctivo programado y correctivo no programado afecta a la producción. No tiene la misma afección el plan de producción si la parada es inmediata y sorpresiva que si se tiene cierto tiempo para reaccionar.
Por tanto, mientras el correctivo no programado es claramente una situación indeseable desde el punto de vista de la producción (compromisos con clientes y los ingresos), el correctivo programado es menos agresivo con todos ellos.

En caso de seleccionarse el correctivo como base del mantenimiento para una empresa supone ciertas ventajas:

-No genera gastos fijos
-No es necesario programar ni prever ninguna actividad
-Sólo se gasta dinero cuanto está claro que se necesita hacerlo
-A corto plazo puede ofrecer un buen resultado económico
-En determinados equipos el mantenimiento preventivo no tiene ningún efecto, (por ejemplo dispositivos electrónicos)

Aunque también acarrea ciertos inconvenientes:

- La producción se vuelve impredecible y poco fiable. Las paradas y fallos
pueden producirse en cualquier momento: no es recomendable en empresas que tienen unos compromisos de producción con clientes sufriendo importantes penalizaciones en caso de incumplimiento (p.ej la industria auxiliar liar del automóvil o el mercado eléctrico) o las que producen en campañas
cortas (industria relacionada con la agricultura).

- Se asumirán riesgos económicos que en ocasiones pueden ser importantes

- La vida útil de los equipos se acorta

- Se Impide el diagnostico fiable de las causas que provocan la falla, pues se ignora si falló por mal trato, por abandono, por desconocimiento del manejo, por desgaste natural, etc. Por ello, la avería puede repetirse una y otra vez.

- Se cuenta con tareas que siempre son rentables en cualquier tipo de equipo, no pudiéndose justificar su no realización en base a criterios económicos: los engrases, las limpiezas, las inspecciones visuales y los ajustes. Determinados equipos necesitan además de continuos ajustes, vigilancia, engrase,incluso para funcionar durante cortos periodos de tiempo.

- Los seguros de maquinaria o de gran avería suelen excluir los riesgos derivados de la no realización del mantenimiento programado indicado por el fabricante del equipo

- Las averías y los comportamientos anormales no sólo ponen en riesgo la
producción: también pueden suponer accidentes con riesgos para las personas o para el medio ambiente

- Basar el mantenimiento en la corrección de fallos supone contar con técnicos muy cualificados, con un stock de repuestos importante, con medios técnicos muy variados, etc.

En la mayor parte de las empresas difícilmente las ventajas del correctivo puro superarán a sus inconvenientes. La mayor parte de las empresas que basan su mantenimiento en las tareas de tipo correctivo no han analizado en profundidad si esta es la manera más rentable y segura de abordar el mantenimiento, y actúan así por otras razones.

 


Abre Cajón 7 Abre Cajón 6 Abre Cajón 5 Abre Cajón 4 Abre Cajón 3 Abre Cajón 2 Abre Cajón 1