tuercas - Herramientas Cajón 5

  • Descripción
  • Uso y Manejo
  • Normas de Seguridad
  • Catálogo
  • Video
  • Ejercicios


Las tuercas son utilizadas como complemento de las uniones en caso de ser necesario. Al igual que sucedía con las cabezas de los tornillos, sus formas exteriores pueden ser variadas y en su centro hay un agujero donde se ha practicado una rosca y que será donde se introduce el tornillo. Un ensamble efectivo implica que tuerca y tornillo pertenezcan al mismo sistema de rosca y que tengan el mismo paso.

 

Las tuercas pueden incorporar marcas que indiquen su resistencia, mediante un número o un símbolo tal y como sucede en los tornillos. Se muestra algún detalle:

 


Todas las tuercas suelen contar con vértices achaflanados y un avellanado en la rosca que facilita su roscado y su desenroscado.

 

La forma de las tuercas está acomodada a las exigencias que deban observarse en la unión de las piezas; siendo pues su función la de adaptarse a la herramienta que va a ejercer el par de apriete necesario. Se van a citar las tuercas más comunes utilizadas, clasificadas en función de su forma exterior:

 

-Tuerca hexagonal

 

Son las más empleadas en sistemas de fijación, siendo su forma exterior análoga a la del tornillo hexagonal. Se construyen principalmente en acero cincado, inoxidable y latón. A la hora de referirnos a su altura hemos de saber que esta se hace en función del diámetro nominal de la rosca, basicamente las vamos a encontrar clasificadas en normales y rebajadas (utilizadas principalmente para contratuerca en montajes de seguridad)

 

 

-Tuercas hexagonales con brida

 

En estas la parte que hace contacto con la superficie de la pieza incorpora una forma solidaria que hace las funciones de arandela (plana o estriada)

 

 

-Tuercas hexagonales ciegas

 

Presentan rematas en forma de cúpula o tapón ciego normal. Su uso está generalizado en especial cuando vayan a ser vistas y se deseen que presenten un buen acabado. Decir de este modelo que protege la rosca del tornillo pero que hay que tener especial precaución de utilizar una longitud de rosca acorde con la tuerca. Se muestran además otros modelos como sería el de sombrerete y el de casquete

 

 

En la actualidad se sustituye con bastante frecuencia este tipo de tuercas por una tuerca hexagonal a la que se acopla un capuchón construido de algún tipo de polímero (plástico), en realidad lo que se logra es un buen acabado en el remate y ahorrar los inconvenientes de tener que ajustar muy bien la rosca a la longitud de la tuerca ciega.

 


-Tuercas almenadas

 

Caso de precisarse una unión segura se puede optar por utilizar una tuerca hexagonal almenada, esta precisará de un pasador de aleta para hacer solidario su anclaje al tornillo, impidiendo el montaje que las vibraciones o golpes puedan afectarle.

 


-Tuercas cuadradas

 

En especial su uso está muy extendido en carpintería o en aquellos montajes donde se haya realizado una cajonera para encastrar a la tuerca; así en el montaje se ajustará en su alojamiento permaneciendo en su sitio durante todo el apriete (resistencia a los giros sin necesidad de llave)

 

 

-Tuercas redondeadas (o cilíndricas)

 

Su uso está más particularizado a circunstancias donde puedan servir como contratuercas, o incluso para fijación de rodamientos a ejes (como puede suceder en los ejes de cilindrar y de roscar de los tornos universales). Dada su forma característica exterior precisarán de llaves específicas para su apriete o afloje: llaves de gancho o pitón (con agujeros o ranuras, laterales o frontales), y ranuradas

 


-Tuercas de ajuste manual

 

 

Si el roscado y desenroscado se hace manualmente sin empleo de llave alguna, se precisarán de formas que faciliten una buena manipulación aunque la presión de apriete sea menor. Nos estamos refiriendo a tuercas de mariposa y de cabeza moleteada.

 


En este grupo también se incluyen las de tuerca de cáncamo pese a que en ellas se pueden lograr grandes aprietes a costa de pasar una varilla a modo de palanca por el cáncamo (para el apriete y desapriete)

 

 

 

-Tuercas autoblocantes

 

Pertenecen a ese grupo de tuercas utilizada como sistemas de seguridad en los tornillos (sin necesidad de arandela), en ellas la fijación se logra por un anillo de nylon relleno de vidrio. Tras ajustarlas no se aflojan o sueltan por las vibraciones. Su ventaja es que se trata de tuercas reutilizables sin dañar el anillo de nylon las roscas de los tornillos donde se sujetan. Además son resistentes al agua y al aceite (incluso a bajas o altas temperaturas)

 


*Designación de las tuercas:

 

Se hace como en los tornillos, indicando en primer lugar el tipo conforme a su forma, a continuación se indicará el paso, seguido de la norma que la define, el tipo de ejecución y se finaliza colocando la primera cifra de de su resistencia. Se muestra un ejemplo:

 

Tuerca hexagonal M 10*1'5 UNE-EN 4032 g 5; siendo:

 

g, ejecución gruesa
5, resitencia a la tracción y elasticidad 5.8

 

 


Se van a dar algunas paútas de buen uso en el montaje y desmontaje de tuercas en general:

 

-Se comprobará que las roscas se encuentran en buen estado, sin golpes o rebabas.

 

-Es aconsejable usar aceite o algún tipo de lubricante en las labores de montaje y desmontaje.

 

-En caso de apretar el conjunto tornillo-tuerca esto significa que este se comportara como un tornillo de apriete, con lo que el esfuerzo que debe soportar será el de tracción. La tuerca seleccionada deberá ser homóloga en cuanto a resistencia al tornillo, lo que significa que deberá vigilarse su referenciado numérico o simbólico.

 

-Se procurará seleccionar las llaves apropiadas para las tuercas, siendo más recomendable el uso de llaves fijas cuyo ajuste es mejor.

 

-Dada la oxidación que se genera en la tuerca tras transcurrir un tiempo determinado, a la hora de desmontarlo se pueden aplicar varias técnicas:

 

*Golpear la cabeza de esta para intentar desbloquearla


*Calentar la tuerca con un soplete y enfriarle bruscamente, con lo que se separan los filetes tornillo tuerca.

 

*Los sistemas de seguridad de en los tornillos normalmente estarán asociados al tipo de tuerca que se utilice (o al tipo de arandela que se seleccione), de forma que podremos encontrarnos con algunas soluciones a base de:

 

-Utilización de tuercas hexagonales con bridas, cuya superficie en contacto con la pieza a apretar puede incorporar estrias o ranuras

 

-Montaje tuerca-contratuerca, se utilizan dos tuercas una estrecha (contratuerca) y otra normal. La forma de proceder es apretar la normal y tras esto ajustar sobre ella la contratuerca de modo que al presionarse entre ambas se generan unas fuerzas y unos rozamientos entre sus caras que asegura la unión y evita que se afloje el tornillo. En su desmontaje se desmontará primero la contratuerca y finalmente la tuerca.

 

 

-Utilización de tuercas autoblocantes, en ellas la fijación se logra con el anillo de nylon que lleva incorporada. Esto significa que su forma de apriete es una y no debe realizarse al reves (se comenzará el roscado por la zona de la tuerca que no lleva dicho anillo)

 

-Mediante bloqueo mecánico con tuerca almenada, este montaje peculiar necesita de la selección previa de un tornillo que incorpora una ranura paralela al eje por donde se pasará el pasador y también del propio pasador de aletas, que tras ser introducido se abrirá para evitar su pérdida.

 

 

-Mediante bloqueo mecánico con tornillo de fijación entre tuerca y tornillo. Estos dos últimos sistemas presentan la ventaja de que se impide el movimiento relativo entre tornillo y tuerca.

Se tendrá especial precaución en seleccionar los tuercas con el sistema de rosca acorde con el tornillo roscado donde van a roscarse.

 

En resistencia, será necesario seleccionar bien las tuercas conforme al tornillo seleccionado, dado que si se les somete a fuertes presiones pueden romperse provocando caídas de los operarios que están realizando su apriete o incluso de los montajes que se están realizando.

 

En caso de utilizar máquinas herramientas eléctricas en su apriete y desapriete, tener firmemente apoyados los pies y estar en perfecto equilibrio, debido a que son frecuentes los escapes y pueden provocar caídas.

 

En la operación para apriete o afloje de tuercas cilíndricas a base de pinzas de uña (articuladas o no) o llaves pitón, poner especial precaución pues son frecuentes los escapes.

 

Seleccionar bien la llave apropiada a la cabeza de la tuerca (en dimensiones y forma) y nunca utilizar una prolongación de esta para ejercer una mayor fuerza.

Abrir o descargar el catálogo desde aquí:

 

http://www.auxitec.net/catalogo/13_tornilleria_fijaciones.pdf

 

 

 

 

 

ejercicios

Abre Cajón 7 Abre Cajón 6 Menú inicio Abre Cajón 4 Abre Cajón 3 Abre Cajón 2 Abre Cajón 1